Button Text! Submit original article and get paid. Find out More

10 cosas que todos extrañamos de la secundaria. La #8 te dará nostalgia.



NOTICIA:

Muchos extrañamos el dinamismo que realizábamos en la secundaria, siempre se nos vienen a la mente esos recuerdos de la etapa de adolescentes, lo cierto es que todos pasamos por ahí.  En esos tiempos pasaron cosas hermosas e impresionantes que jamás olvidaremos.

Así como tuvimos experiencias pesadas y buenas, fue ahí donde por vez primera alguien te mando a la M@***###, donde conociste a tus mejores amigos que aun mantienes, fue cuando por primera vez te besaron o besaste, discutiste, recibiste corrección por parte de los directivos.

Todo fue maravilloso y hermoso, hoy te mostraremos esas 10 cosas que extrañas de la secundaria!

Chismógrafo. Con este chismógrafo podías conocer todo lo que estaba ocurriendo en la escuela, podías realizar interrogación como el nombre de la joven que te gustaba, el profesor que no te gustaba, peleas de final de clase, en fin ahí te enterabas de todo.

Mensajitos en las paredes o puertas del baño. Podías leer de todo, que si fulano es mío, que si la chica es P*??, las chavas del 3B son las más guapas, en fin muchas frases y mensajes interesantes.

Ver a escondidas cosas de adultos. Cuando estábamos en la adolescencia, las hormonas juagaban un papel importante, siempre había un amigo que traía a clases una de esas revistas prohibidas, las cuales las reexaminaban en el recreo.

Los apodos para de los maestro. La verdad era muy gracioso, la creatividad y el ingenio de la época era genial, los maestros eran victima de lo que hoy se llama bullying.

Adornar tu pupitre o mesa. Muchos personalizaban sus espacios, con mensajes, dibujos y nadie se metía con ese lugar, era tuyo. Si alguien se sentaba segura habría peleas después de clases.

Los talleres. Siempre ocurrían cosas asombrosas, alguien se electrocutaba o el pantalón te quedo corto, la computadora se atasco, en fin genial.

Las mal llamadas chuletas, una ayudadita para los momentos de exámenes, se te subía la adrenalina de imaginar que serías cachado por el profesor.

Matinés o tardeadas. Estas reuniones o fiestas se prestaban a que te dieran tu primer beso y a jugar a ser adultos.

Peleas a la hora de la salida. Era emocionante ver pelear a dos compañeros o amigos por cualquier motivo. Todos sabían quienes paliarían, menos los profesores y directivos y frecuentemente eran peleas de mujeres.

Rayar la camisa al final del último año. Esto es maravilloso, una memoria de toda la vida, esos mensajes siempre motivadores, de despedidas fueron increíbles.

¡DÉJANOS TU COMENTARIO!

Comentarios