Button Text! Submit original article and get paid. Find out More

24 Diferencias entre La Amante Perfecta y La Esposa Infeliz



NOTICIA:

Dedicatoria:

Este “análisis comparativo” entre lo que es la vida de una amante enamorada y la de una esposa infeliz, se lo dedico a todas aquéllas mujeres de bien y de buen corazón y espíritu que, por circunstancias de la vida, no han podido ocupar el papel de esposas, pero que han vivido entregadas toda o parte de sus vidas a contribuir a la felicidad de un hombre verdaderamente infeliz que, simplemente, se equivocó al escoger su pareja “para toda la vida”.

No las dedico, y eso es evidente por el contenido, a las “falsas amantes”, aventuras de un momento, de algunas noches, que sólo están con un hombre casado para lamentablemente aprovecharse de su condición económica o de “hombre infeliz”. Mi respeto más profundo a aquéllas buenas esposas que luchan por mantener a toda costa el amor del hombre que aman y que han caído en manos de estas últimas…

La autora.

1. La amante… es la fortaleza… el pecado que trae a la vida de un hombre que no se siente feliz… una nueva ilusión para volver a amar…

La esposa… en cierta forma, es una esclava que contradictoriamente exige que se le trate como a una reina… y se ve a sí misma como un objeto de procreación y servilismo…

2. La amante… es ése alguien tan especial que llega en el momento adecuado para ayudar a alguien a continuar su búsqueda en la vida por todo lo que es hermoso… y disfruta inmensamente haciéndolo…

La esposa… es simplemente una compañera a la que uno se aferra porque las circunstancias de la sociedad lo dictan… con la cual se comparte una vida de rutina y sin ilusión… hasta que uno de los dos se cansa de lasuperficialidad en que se vive…

3. La amante… es aquélla que muestra y comparte sus sentimientos y emociones con más pasión e intensidad… sintiendo una insaciable sed por demostrar su amor dando siempre lo mejor de sí misma… con autenticidad… con espontaneidad… en forma genuina… quizás porque no tiene nada que perder…

La esposa… es aquélla que al principio amó, pero que con el tiempo su amor disminuyó, particularmente, cuando ha perdido el respeto y admiración por el hombre que amó, su vida íntima va degenerando en una relación de “obligación” que es falsa… donde ya no existen verdaderos sentimientos de unión y, mucho menos, de una entrega absoluta…

4 . La amante… jamás se cansa de estar con el hombre que ama… de escuchar lo que tenga que decir… de compartir sus problemas, inquietudes y preocupaciones… Los amantes pueden disfrutar de tan poquito tiempo juntos que son los que se proponen vivir cada instante de su relación aprovechando al máximo cada minuto compartido.

La esposa… la mayoría del tiempo está tan cansada de su marido, que disfruta aún más de los momentos en los que no está con él…

5. La amante… encuentra su placer en la felicidad de un segundo… un minuto… una hora compartida con su pareja…

La esposa… quizás haya pasado toda una vida al lado de su marido… y no se dá cuenta de los posibles momentos de felicidad que ha desperdiciado… no es capaz de brindarlos… y, mucho menos, de saber o querer compartirlos…

6. La amante… siente profundo agradecimiento por cada momento, cada rato, cada día, cada noche que su pareja le regale.

La esposa… piensa que se merece y exige – sólo por el derecho de tener un papel firmado – una vida entera dedicada a ella…

7. La amante… es aquélla que siempre pone en primer lugar al hombre que ama, y ella y todo lo demás permanece en segundo término…

La esposa… es la que piensa siempre primero en sí misma… después en su familia y en el mundo que la rodea… y, al final, en su marido…

8 . La amante… es la que ama o rechaza intensamente… a plenitud… no conoce términos medios… no le teme a nada y es capaz de ir a grandes extremos para hacer plenamente feliz al hombre que ama… es la que es capaz de aceptar grandes retos y sufrimientos causados por la ausencia, la distancia, las separaciones… siempre y cuando esté segura de que no ama en vano y sienta su amor correspondido con la misma intensidad…

La esposa… es capaz de fingir amor o afecto por su marido con tal de seguir viviendo un presente cómodo y sin preocupaciones... es la que puede vivir eternamente al lado de u hombre al que ya no ama, sólo por el temor de no poder enfrentarse con la incertidumbre de un futuro desconcertante y desconocido…

9. La amante… no “exige” amor… se contenta y es feliz con lo poco o mucho que recibe… siempre buscando dar aún más que su otra mitad… le gusta ser y disfruta siendo simplemente mujer, compañera, amante, enfermera, psicóloga; dulce, paciente, entregada, comprensiva, generosa…sabe cuándo tiene que hablar… cuándo permanecer callada… conoce lo que su pareja necesita con sólo mirarlo a los ojos…

La esposa… puede pasar su vida luchando y exigiendo ser amada… pero no hace nada por merecérselo... generalmente se preocupa más por recibir que por dar… desconoce o no quiere reconocer el significado de todo lo que es capaz de dar una amante… y, mucho menos, no está dispuesta a darlo… ya no le interesa saber lo que su marido necesita… sólo piensa lo que ELLA le hace falta…

10. La amante… nunca se queja... sus lamentos son silenciosos… uno de sus placeres más grandes es llevar paz y serenidad a un corazón cansado o herido…

La esposa… por tradición, o porque se ha hecho costumbre, pasa su vida quejándose de cosas triviales… en continuo estado de descontento y desamor…

11. La amante… ofrece comunicación abierta; cuando se ha logrado una relación totalmente honesta, sin temores, “máscaras” o artificios, expresa al hombre que ama todo lo que siente, y se atreve a decir cosas que aún la esposa teme decirle ya sea por miedo, intereses creados o conveniencia…

La esposa… generalmente bloquea una comunicación franca y abierta por sus constantes actitudes de pleito, de recriminación, y por falta de un genuino interés en los problemas y preocupaciones de su marido…

12. La amante… es sincera, pero prudente y medida… lo que menos desea hacer es herir… ni con sus palabras… ni con sus actos…

La esposa… no se detiene a pensar en las consecuencias de sus palabras o de sus acciones… se preocupa poco o nada del efecto que las mismas pueden tener en su pareja…

13. La amante… es suave en su forma… pero MUY FUERTE en sus esperanzas…

La esposa… es fuerte en su forma… pero MUY DEBIL en sus esperanzas…

14. La amante… se siente con mayor libertad… una gran ventaja para dar más abiertamente…

La esposa… se siente encadenada… es sólo un objeto que simplemente se posee…

15 . La amante… se tapa los ojos para no encontrar defectos en su ser amado... sin embargo, tiene gran visión y amplitud en sus conceptos de la vida…

La esposa… padece de ceguera para ver la vida con realismo; es limitada en sus conceptos, pero posee gran facilidad para la critica y para encontrar razones de queja y defectos en su pareja…

16. La amante… es más paciente y discreta... la hacen sentir mal los pleitos… las discusiones; evita los argumentos, mucho más los escándalos o momentos embarazosos… para ella, lo que hace por amor va mucho más allá de lo que puede ser o no razonable… y siempre encontrará una buena justificación para ello…

La esposa… se puede pasar la vida discutiendo y peleando con su marido por una infidelidad, por ejemplo, aún cuando en el fondo le importa poco… y reacciona negativamente sólo porque siente que su seguridad está siendo afectada o porque su estilo de vida puede cambiar si su marido la abandona…

17  . La amante… siempre está deseosa… amorosa… deseando acercamientos… lista siempre para recibir al hombre que ama con los brazos abiertos…

La esposa… utiliza el sexo como un arma o instrumento para obtener lo que quiere, de acuerdo a las circunstancias, o según lo que le conviene…

18 . La amante… su mayor gozo está en el amor, afecto, necesidad y admiración que ella sea capaz de inspirar al hombre que ama…

La esposa… la gloria para ella estriba generalmente, y está sujeta, a los éxitos sociales, profesionales o – mayormente – económicos de su marido...

19. La amante… entiende y acepta su posición con verdadera dignidad, permaneciendo siempre a la sombra de los ojos del mundo…

La esposa… se olvida de todo concepto de dignidad mientras que pueda seguirse sosteniendo del brazo de un marido que mostrar al mundo!

20. La amante… representa ese amor que – por las circunstancias – tiene que ser negado y ocultado… es ese beso apasionado, lleno de amor y entrega que no puede ser mostrado al mundo…

La esposa… representa ese amor superficial, que aunque ya no exista, todo el mundo lo puede compartir y conocer… un beso – que aunque frío y vacío – lamentablemente, sí se puede mostrar abiertamente…

21. La amante… es ese nombre que no puede ser mencionado... es la fruta prohibida que debe mantenerse escondida… es esa pasión, inmensa, intensa, profunda, enloquecedora, que hay que guardar en secreto, aunque quiera uno gritarlo al mundo…

La esposa… es un apellido que, aunque sea llevado sin verdadero orgullo, puede darse a conocer en cualquier lugar… es ese algo que, aunque no sea la fruta prohibida, es conveniente en ocasiones ocultar o fingir para que el mundo no se dé cuenta del deterioro de la relación…

22. La amante… es aquélla que siempre tendrá una bienvenida cálida y amorosa para el hombre que ama... cada re-encuentro es un algo tan especial para ella, lleno de gozo, de placer… tan gratificante… tan placentero… de tanta entrega… que ese momento nada lo puede turbar… solo piensa en la felicidad que ella puede aportar…

La esposa… es aquélla que usualmente recibe en casa al marido con sus problemas, con sus preocupaciones, con sus quejas, con sus recriminaciones, con sus exigencias… sin importarle nada cómo se puede sentir él…

23. La amante… es aquélla que vive en un sueño maravilloso, lleno de ilusiones que nunca se acaban, inventando siempre algo nuevo que dar y compartir con su pareja…

La esposa… es aquélla que acabó con sus sueños e ilusiones el día que sintió a su marido “seguro”, o atado a ella sólo por sus hijos…

24. La amante… es la que encuentra inspiración en el hombre que ama para seguir creciendo… aprendiendo… analizando la vida con más profundidad y realismo… tratando de convertirse en un mejor ser humano… que encuentra gran satisfacción en este largo y complejo proceso… y que no es capaz de negar o negarse nada que se haga en el nombre del amor… por un amor… o para conseguir el amor del hombre que ama… INCLUSIVE ACEPTAR CONVERTIRSE EN SU AMANTE!!!

La esposa… es la que está casada con un hombre del cual la separa una triste y amarga distancia... que siempre se sentirá menospreciada… y vive (aunque no le importe) bajo lo que ella siente como una tiranía y “yugo” intolerable… es la que siempre le hará sentir a él que lleva una cruel y pesada carga en sus hombros… un “castigo” perpetuo… del cual no podrá desprenderse nunca, porque ella es la que tiene “el papelito firmado en la mano”… es la que se resiste a todo buen deseo o intención de convertirse en una mejor compañera, en una esposa más preparada para enfrentarse a la vida juntos (por que éso está fuera de sus límites de comprensión)… es la que se convierte en un freno para el mejoramiento mutuo…; es la que impide la tranquilidad mental de su pareja, en ocasiones hasta para su desarrollo profesional y crecimiento personal… es la que no propicia un mejor entendimiento entre los dos (no le interesa)… es la que se olvida del significado de las palabras “dignidad y decoro” con tal de no perder su “status quo” dentro de la sociedad en que vive… es la que puede vivir dentro de su mundo irreal o de fantasía “mirando siempre para el otro lado” con tal de recibir “su cheque del mes”… es la que acepta todo lo que le hagan para seguir teniendo “el control” – aún en contra de todo principio de amor y de “amor propio” — y aunque ella haya sido la causa, HASTA INCLUSIVE ACEPTAR QUE SU MARIDO TIENE UNA AMANTE!!!

¡DÉJANOS TU COMENTARIO!

Comentarios