Button Text! Submit original article and get paid. Find out More

5 POSTURAS que son mejores que ir al gym, con el #4 bajaras de peso como loco



NOTICIA:

Si tu propósito es bajar de peso, te proponemos que pruebes el yoga.

Pero no cualquiera, sino el más sexy de todos: con velas, mantas y un tío bueno jugando contigo a la cobra.

Como el ochenta por ciento de las posturas de yoga ya parecen posturas sexuales por sí mismas, te invitamos a poner en práctica lo que los yoguis están intentando decirte y utilizar estas posiciones como tu nuevo kamasutra. Namasté.

 

1. El perrito invertido

invertidos

Comienza en una posición de flexión de brazos para colocar las manos y los pies. Levanta el culete hacia arriba, creando una línea recta desde tus muñecas, con la cabeza y espalda, hasta el trasero.Abre tus piernas para dejar que tu chico te penetre profundamente. También puedes doblar las piernas para ajustar bien la altura (o si te cansas). Aunque solo sea por la sensación de penetración intensa, ya merece la pena.

2. El puente de los lamentos

puente

Esta es una postura bastante fácil para ambos, aunque no lo parezca.Túmbate bocarriba con las rodillas flexionadas y los pies separados. Ahora, sube tus caderas y deja que él entre y te sujete hacia arriba. El ángulo de tus caderas elevadas hace que su pene se tope con la parte más sensible de tu vagina (¡bien!). Conseguirás un extra de sensación si realizas movimientos Kegel.

3. 50 sombras de yoga

50 sombras de yoga

En caso de que todavía no te creas mucho eso de que el yoga es el más pervertido placer, considera de nuevo esta postura: estás tumbada bocarriba, tus piernas son mariposas abiertas y la palabra “ataduras” es inmediata. Deja que te ate las muñecas y juegue con su imaginación.O si aún no habéis llegado a eso, deja que te sujete las muñecas y sé un poquito vulnerable. O también podéis cambiar los roles y hacerlo justo al revés.

 

4. El arado sexy

arado

Una postura que revitaliza y tonifica todo el cuerpo, sobre todo si subes bien el trasero. Para ello, recuéstate sobre tu espalda y que él coloque sus rodillas a ambos lados de tu cabeza, tocando tus hombros. A continuación, sube las piernas hacia arriba sobre tu cabeza y sujeta con ellas sus caderas, dejando que te penetre en esa posición. Ahora, puedes doblar tus rodillas para añadir un poco de movimiento salvaje. Eso sí, esta es una postura muy delicada, por lo que tiene que tener cuidado y no penetrar muy fuerte.

5. El rayo del amor

El-rayo-del-amor

En esta posición, el hombre es el que hace la pose. No temas, tan solo es una pequeña pose: él dobla sus piernas y se sienta sobre ellas, mientras tú te abalanzas sobre él al estilo cowgirl. En algún punto entre la subida y bajada tuya y el tacto de tus pechos (lubrícalos, frótalos con supene), el orgasmo mutuo llegará.

¡DÉJANOS TU COMENTARIO!

Comentarios