Button Text! Submit original article and get paid. Find out More

El esposo le fue infiel y la echó de casa, pero ella hizo lo siguiente



NOTICIA:

Nunca pagues mal por bien, dice el dicho, pero las personas a veces no reconocen y no tienen escrúpulos en aplicar de forma opuesta, pagar mal por bien.

Una pareja de casados por mas de 20 años, habían consolidado una buena fortuna entre los dos, hace meses atrás todo marchaba bien, fueron la pareja perfecta durante décadas, pero algo estaba cambiando últimamente, el ya no era el mismo, las escusas de que el trabajo era cada vez mas complicado, el amor se estaba apagando.

Las sospechas de infidelidad eran mas que una realidad, el le estaba traicionando con la secretaria del trabajo, una mujer mas joven y despampanante, se denotaba claramente el interés de esta nueva relación, logró convencerlo a que dejara  su esposa.

La noticia oficial se la dijo a su esposa una noche cuando ella la esperaba para juntos asistir a una reunión familiar.

No le importó echar al piso una relación de varios años, dijo que ya no la amaba, que había encontrado a su media naranja, y pidió que se marchara de la casa, por que pronto traería su alma gemela a vivir en la casa.

Ella sabia que no le quedaba opción, sabía que que era muy poderoso y tenía sus influencias para quedarse con la casa.

Su nueva novia le había exigido vivir en la misma casa, ese era el interés de la relación, como estaba perdidamente enamorado, a través de sus abogados arregló el divorcio, en la cual ella tenía irse de la casa sola con sus pertenencias.  3 días de plazo tenía para desocupar la casa en donde vivió por mas de 20 años.

En el primer día con un poco de nostalgia y tristeza empacó todas sus cosas.

Al día siguiente contrató al personal de mudanza para llevar sus cosas a la nueva casa.

El día tercero tomó asiento en el hermoso salón que tenía la casa, encendió velas, puso música tranquila, pidió langostinos, langosta, camarones y caviar y una botella de vino blanco.

 

Luego de terminar y saciar el paladar, colocó la escalera, desmontó la barra de las cortinas, quitó el tapón de silicona casi invisible, rellenó con restos de comida y los colocó nuevamente sin dejar huella alguna, colocando nuevamente las cortinas en su lugar y luego se marcho.

cortina_palo_hockey

Al siguiente día el marido se mudo con su nueva novia, empezaron una relación de telenovela en los primeros días, todo pintaba de maravilla para los nuevos tortolitos.

Pero de a poco la casa fue tomando un olor insoportable, hicieron todo, colocaron ambientadores, limpiaron, trapearon, abrieron las ventanas, revisaron las tuberías, buscaron si algún animal muerto ocasionaba aquel olor que cada vez era insoportable.

Contrataron un equipo especializado en limpieza, pero no lograron detectar el origen de aquel  hedor.

Los amigos se alejaron de a poco, los trabajadores de la casa renunciaron, se quedaron sin sirvienta, cada vez se ponía peor la situación.

Al final decidieron mudarse, ya no soportaban la soledad y el fétido olor, pusieron la casa en venta a traves de una inmobiliaria, el rumor de que la casa tenia un olor particular se propagó hasta que la inmobiliaria renunció, por que la casa era imposible de vender y la el precio cada vez estaba por el piso.

Por trámites del divorcio la ex esposa lo llamó, preguntó como marchaba todo en su nueva relación. El le manifestó que todo estaba bien, que puso en venta la casa por que se había comprado otra.

Ella escuchaba con atención, dijo que extrañaba la casa, pero la situación económica no le permitía comprarla. Sabiendo que su ex mujer no sabia de la situación, pensando perjudicarla nuevamente, el se la ofreció en por la décima parte del valor real, con la única condición de firmar los papeles en el mismo día. Ella no dudo en aceptarlo.

En un par de días el marido y su novia muy felices empezaron a trasladar sus pertenencias a una pequeña casa que se compraron con el dinero, trataron de llevarse todo y que nada quedará, estaban contentos que nuevamente lograron engañar a su ex esposa.

Lo último que cargaron, fueron las cortinas incluyendo las barras.

En la venganza, como en el amor, la mujer es más sabia que el hombre.

 

¡DÉJANOS TU COMENTARIO!

Comentarios