Button Text! Submit original article and get paid. Find out More

Niña Sorprende!! Al decir que Cuando Sea Grande Desea Ser Una Doctora Pu….



NOTICIA:

una niña de 4 años causa sensación en las redes sociales, tan solamente por responder a una pregunta que le hicieron: ¿Que quieres ser cuando seas grande? en su inocencia dijo: “quiero ser puta”, entonces tratan de corregirla: ¡no!doctora, y la niña vuelve a interpretar diciendo: quiero ser “Doctora puta”.
Los niños son reflejo de lo que ven ó escuchan en casa, en la calle, jardín, escuela, etc. Entonces surge una pregunta a estos hechos reales, ¿Que hacemos para que no digan malas palabras?. no se preocupe, aquí les enseñaremos algunos concejos que debe aplicar para que su hijo ya no diga palabrotas.

Es normal que los niños digan palabrotas para provocarnos ¿es mejor hacer oídos sordos o retarlos?
Momento incómodo en la vida de toda madre: Viajando con su hijo de tres años en el colectivo y que el niño maldiga en frente de todos y a los cuatro vientos. Lagente, sorprendida, mira a la madre con cara de: “Es un mocoso malcriado y es toda tu culpa”.

Lo que los pasajeros del colectivo no entienden es que el niño sólo está jugando y no tiene idea de qué está diciendo. Esa palabrota la pudo haber escuchado en cualquier lado y no necesariamente refleja que sus padres la digan constantemente. Pero el niño va a estar contento después del papelón porque cometió su objetivo: es el centro de la atención.

La etapa en que los niños dejan atrás los pañales y comienzan a controlar su esfínter es el origen de la problemática. Saber retener y expulsar les produce un gran placer y por eso, todo lo que tenga que ver con ir al baño les resulta sumamente interesante. Por otro lado, lo asocian con lo desagradable:mancharse la cola o mojarse en la cama.

A medida que crecen…cambia el contenido de estas expresiones y su motivación. Escuchan malas palabras en la calle, el colegio o la propia casa y las repiten. Aquí entrarán en juego las palabrotas propiamente dichas.

¿Por qué lo hacen?

Para transgredir las normas
Para ser igual a los otros niños
Para demostrar que ya no son bebés

¿Qué hacer frente a esta rebeldía?

Si sabemos que lo hacen para llamar nuestra atención, lo mejor es ignorarlos. Así se evita entrar en el juego de la provocación.

Dar el ejemplo. No decir malas palabras en frente de los niños (tampoco vendría mal dejar de decirlas por completo). Para que no nos imiten y para ser coherentes con lo que estamos tratando de enseñarles.

No sobreactuar. Hay que recordar que, aunque cometieron una falta, sonpequeños y sólo pretenden jugar. No hay que ser demasiado estrictos a la hora de corregirlos.

Explicar qué palabras son inaceptables. Que entiendan cuáles son las que no nos gustan y el porqué. No en el momento en que las dicen, pero tampoco que la explicación sea muy distanciada del hecho concreto.

Si se llega a tal punto, explicarles qué significa esa palabrota que gritan todo el día. Que entiendan que si insultan a sus amiguitos o hermanos los pueden herir. Además, levante la mano la mamá que no escuchó que “carajo”originalmente significa una parte del barco.

¿Hasta qué punto aceptarlo?

Cuando la frecuencia o intensidad son excesivas la situación se debe analizar de otra manera. A veces los niños recurren a las malas palabras para:

Resolver una necesidad imperiosa de llamar la atención
Expresar desagrado a través de la agresividad.

Sería bueno hacer una autoevaluación: ¿le brindamos la suficiente atención?; ¿loescuchamos?; ¿somos demasiados estrictos?; ¿hay algún conflicto en la familia que lo pueda estar molestando?

¡DÉJANOS TU COMENTARIO!

Comentarios