Button Text! Submit original article and get paid. Find out More

Publica estremecedor mensaje en Facebook, despues Matar a su sobrina de 17 años



NOTICIA:

Carmen García Núñez  transformó la impotencia y el dolor que sentía por el asesinato de su sobrina en un llamado de alerta sobre la violencia machista en México.

El 17 de abril, Alexis García (17) murió asesinada por su exnovio enMonterrey.

Movido por los celos, el presunto homicida –identificado como Sergio– “le disparo en la tráquea y se la destrozó”. Ambos estaban en la residencia de la muchacha. El sospechoso también agredió a la madre y a la hermana de Alexis.

García Núñez, que se define como “racional”, decidió publicar una carta abierta en Facebook para denunciar el caso y la ceguera que envuelve a la sociedad en general sobre un tema tan delicado.

“A mí no me consuela llorar. A mí me consuela buscar entender. Por qué es que pasan estas cosas. Por qué el daño viene de las personas que supuestamente te aman. Por qué Alexis se enamoró de un chavo emproblemado. Por qué ella no buscó ayuda, o no creyó en su miedo. Por qué la mamá de Sergio ignoró señales. Por qué los focos rojos que se prendieron fueron ignorados? por qué no se hizo algo…”, lee parte de la carta que ha sido compartida mas de 22,000 veces desde que fue publicada el 21 de abril.

A medida que el mensaje avanza, García Núñez –quien es diseñadora web–  plantea que el asesinato pudo evitarse.

En ese sentido, exhorta a los familiares de víctimas de violencia machista que denuncien a los agresores.

Yo creo que se trata de empoderarlas. De que sepan decir no, y en el momento en que se pasen de lanza en ese momento denunciar. También se trata de que como padre, uno debe estar bien cerca, estar atento, de que cualquier señal que no nos cuadre, actuar en consecuencia. Mejor que lo tachen a una de paranoica o mal pensada tener que pasar por tragedias como esta que no se le desean a nadie. Y no solo dejarlo ahí, hacer un pedote. Sí, porque debemos hacer pedote cuando alguien es misógino o está enfermo. Denunciarlo, evidenciarlo. Aunque nos digan ‘feminazis’ o viejas arguenderas, o viejas locas. A estas alturas de la vida me vale madre que me digan eso”, agrega la también bloguera sobre temas de abuso y discriminación contra las mujeres.

Alexis es muy especial. Es mi sobrina. Es la primera hija de mi hermano mayor. Nació días después que mi hijo Pablo. Siempre ha sido muy cariñosa. Muy amable, muy educada. Pocas niñas como ella. Es una adolescente que apenas se descubre a sí misma como mujer. Le conozco un novio. Postea fotos de él en Facebook. Un novio medio robusto, alto, parece jugadores de futbol. Ella es porrista. Es como si el cuadro se completara. La chica hermosa, con el jugador guapo y talentoso.

El día que murió Alexis, unos momentos antes, ella rescataba a un pajarito caido que estaba afuera de su casa. Quería llevárselo a su mamá pájaro. Así era Alexis, dulce y noble. Quería ser veterinaria. Alexis murió ayer.

Sergio, su ex-novio, vecino de toda la vida, y acogido por la familia desde siempre, le disparó en la traquea y se la destrozó. Estaban presentes mi cuñada y su otra hija. Él buscaba golpearlas, eliminarlas, como si fuera un crimen pasional o de odio. Buscaba borrar su memoria. Les pegó tanto en la cabeza que las tres armaron un charco de sangre en el porche de su casa.

Se alistaban para ver ir un partido en donde Sharito, su hermana, la iba hacer de porrista, como siempre. Porque sí, eran porristas, no por nada eran chavas que te alegraban la existencia, en el campo y en la vida. Estaban muy contentas. Al salir a la calle, Sergio las estaba esperando. Y así, en unos instantes les cambió la vida.

Como a eso de las 4pm nos avisaron que ya había fallecido. Se hizo todo lo posible, trataron de reanimarla durante mucho tiempo, le insertaban sangre y esta simplemente se le salía como en fuente. Su mamá, al momento de verla en el suelo, ensagrentada y herida, ya sabía que su hija estaba a momentos de irse. La sentía respirar pero su mirada ya se había ido. Ellas trataron de taparle la herida, de conservar su alma en su cuerpecito. De arrullarla, de despedirse, de implorarle que no las dejara. Entre gritos desesperados, golpes, rasguños, tratando de defenderse. Pero Alexis ya estaba en los primeros escalones hacia al cielo.

¡DÉJANOS TU COMENTARIO!

Comentarios