¿Les habrá enviado selfies desde su nuevo hogar? (iStock)

¿Les habrá enviado selfies desde su nuevo hogar? (iStock)

Cada vez que un nuevo iphone sale a la venta, se generan todo tipo de reacciones consumistas que rompen con los cánones de la lógica. Desde personas que acampan días antes para tener los primeros -como si esos fuesen más especiales que los que se venden después- o hasta los que eligen destinos turísticos particulares porque allí los consiguen más baratos que en su propio territorio.

En China, una mujer apostó al ingenio y a la seducción para conseguir que le regalen 20, sí, 20, pero no -como se puede pensar- para demostrar opulencia, sino para revenderlos y pagar la seña y la primera cuota de su futuro hogar.

Xiaoli vivía en su humilde casa, en las afueras de Shenzhen, en el sur del país asiático, junto a sus padres. Criada por un trabajador golondrina y una ama de casa, ella no estaba para darse el lujo de comprarse un iphone, aunque tampoco lo deseaba. Lo que sí quería era mudarse lejos, comenzar su propia vida, navegar en nuevos horizontes. Y para esto ideó un plan, que incluyó mentiras, sensualidad y cierta visión de negocios.

La joven sedujo en poco tiempo a 20 hombres a través de las redes sociales, trabajó sus psiquis, uno por uno, hasta convencerlos de que para que demuestren un interés genuino por conocerla le regalasen este smartphone. Y lo consiguió. Cuando tuvo los 20 aparatos los llevó a un Apple store de reciclaje conocido como Hui Shou Bao y los vendió por 120 mil yuanes (más de 266 mil pesos o USD 17 mil).

La historia se convirtió en viral en China (iStock)

Todo salió a la luz cuando un usuario de la red social china Tian Ya Yi Du, con el seudónimo Qiaoba Proud publicó la historia, que comenzó a hacerse viral. Por supuesto, enseguida las redes se llenaron de rumores sobre la credibilidad de la historia. Por eso, un corresponsal de la BBC decidió llegar a fondo sobre el tema.

El periodista, en diálogo con un portavoz de Hui Bao Shou, confirmó que una clienta había vendido 20 iPhones a principios de octubre. Sin embargo, al intentar entrar en contacto con ella a través de la empresa no pudo hacerlo.

“Su vida cotidiana se ha visto afectada por la atención de la prensa local y ella no quiere que los medios de comunicación sigan cubriendo su historia, por lo que ha rechazado su solicitud de entrevista”, decía el comunicado de la compañía.