loading...
Button Text! Submit original article and get paid. Find out More

UNA NIÑA POSA PARA LA FOTO DE LA CLASE. 30 AÑOS DESPUÉS, SU NOVIO SE FIJA EN LA ESQUINA IZQUIERDA Y SE LE CORTA LA RESPIRACIÓN



NOTICIA:

¿Te acuerdas de quién era tu mejor amigo o amiga cuando estabas en el jardín de infancia, antes de empezar la escuela primaria? Si es así, ¿sabes qué ha sido de él o ella? Seguro que muchos de vosotros habéis dicho que no a ambas preguntas. Pero en el caso de los estadounidenses Amy Giberson y Justin Pounders, ambos saben de sobra dónde está su mejor amigo.

Corría el año 2014 cuando Justin estaba buscando pareja a través de una página web de cita online. Su corazón se aceleró cuando vio la foto de una chica llamada Amy que enseguida le pareció preciosa. Y por suerte para él, el sentimiento era mutuo: cuando hablaron por mensajes y por teléfono estaba claro que ambos congeniaban.

Su primera cita fue fenomenal; tanto es así que Amy pensó que él era el hombre con quien se casaría. Y esta no era una suposición hecha a la ligera, ya que ella sentía como si hubiese conocido a Justin toda su vida. Empezaron a salir juntos y les fue genial durante el primer año de la relación. Fue entonces cuando descubrieron algo increíble que a la vez revelaba por qué se llevaban tan bien.

Justin le confesó a Amy que, casualmente, cuando era niño le gustaba una chica que estaba en su clase que también se llamaba Amy. Siguieron hablando del tema y se enteraron de que ambos habían ido al mismo jardín de infancia. Ambos lo pensaron, pero sabían que aún era muy improbable. Incrédulos, fueron a casa de la madre de Justin, que efectivamente recordaba que él siempre jugaba con una amiguita especial. Cuando desempolvó un viejo álbum de fotos, todas las dudas se despejaron.

¿Los ves, en la foto de grupo abajo a la izquierda? Fíjate bien…

¡En la foto de clase, Amy y Justin estaban sentados uno al lado del otro! La madre de Justin les contó que siempre se sentaban juntos a almorzar y que se pasaban las horas en el patio. 30 años más tarde, el destino había vuelto a unirlos. “Es increíble que nuestro viaje haya empezado mucho antes de lo que pensábamos”, confiesa Amy.

Ahora Amy y Justin están casados y comparten su vida a diario, tal y como lo hacían 30 años antes. Igual que entonces, ahora se sientan juntos a almorzar, pero esta vez en su comedor en vez de en el comedor del jardín, y también se pasan las horas en el patio; pero no en el de la escuela sino en el de la casa que comparten. Si al final todos buscamos a ese amigo o amiga que nos haga sonreír para sentirnos tan felices como cuando éramos niños… ¡Y en el caso de Amy y Justin, siempre fue la misma persona!

¡DÉJANOS TU COMENTARIO!

Comentarios